domingo, 1 de febrero de 2009

Paraíso rectangular

En el borde, hay algo que se mantiene oculto. Se trata, a mi modo de ver, de una pequeña pelusa o gusano. No se si, al moverse, se mueve mi rostro; contorsionado y envolvente. Después son atmósferas caninas y el murmullo de algo parecido a un grillo. Desprecio de los sentidos, nada de esto puede ser real. Hemos emergido de la inarmonia. Pero, este rectángulo ocioso, roncador y zumbante…siento que las sienes se me vienen encima. No puedo ser literario y mis músculos decrecen. Breve cesación, es el sol que se ha ido y permite paseos en un mundo desolado, las mariposas del atardecer se ven plenas y es su amarillo lo que me impulsa a diferenciarme, poco de aquello queda, en sumas y restas me veo perdido.

1 comentario:

Leo Le Gris dijo...

Living on the edge!

sacrifica el mundanal ruido en honor del gran observador silencioso más allá de todo lenguaje están los ojetos, desnudos, puros, brillantes e inacabados

la blanquesina luz nos ciega y el silbido es tan intenso que nos desplomamos, es el pequeño salto a la inconciencia!

Who read us?