lunes, 8 de junio de 2009

El abrebocas sobre la verdadera historia II?

“Jean Valjean decaía rápidamente. Su respira¬ción era ya intermitente a interrumpida por un estertor. Le costaba trabajo cambiar de posición el antebrazo y los pies habían perdido todo movi¬miento. Al mismo tiempo que la miseria de los miembros y la postración del cuerpo crecían, toda la majestad del alma brillaba, desplegándose so¬bre su frente. La luz del mundo desconocido era ya visible en sus pupilas. Su rostro empalidecía, pero continuaba son¬riendo. Hizo señas a Cosette de que se aproximara, y luego a Marius. Era sin duda el último minuto de su última hora, y se puso a hablarles con voz tan queda que parecía venir de lejos, como si en ese momento hubiera ya una pared divisoria entre ellos y él.” (Víctor Hugo - LOS MISERABLES).

Uno de los componentes del comportamiento humano que más ha degradado la naturaleza y encerrado en muros su compresión de la naturaleza es su arrogancia (será porque cuando lo dejamos de ser nos sentimos miserables?). De antaño se ha convertido en algo tan destructivo que aún hoy sigue impidiendo no solo el desarrollo de la con-ciencia sino también se encarga de destruir a comunidades aplastando inmisericorde toda aquella flor que intenta surgir del fango.

Al respecto, tenemos muchos ejemplos, a nivel político, la arrogancia de pequeños dirigentes que enrutan sus propósitos a realizar grandes robos del erario público, de las grandes potencias quienes deciden quien es bueno y quien es no, o como controlan por prebendas financieras a cambio de la implantación de determinadas políticas a las naciones pequeñas, fiscalizando quien puede comerciar y quien no cuando algún pequeño país no está acorde con sus “doctrinas”.

Otro triste ejemplo: las religiones. Cuántas muertes y masacres se han perpetrado en nombre de un dios – realmente valió la pena? – que ganaron excepto algunos nuevos terrenos (eran realmente guerras de dios o simples ejercicios burgueses y políticos debidamente velados?) , cuantas valiosísimas mentes hemos perdido a causa de la inquisición – pasando desde grandes científicos hasta humildes campesinos; cuantos manuscritos, tradiciones, legados, etc, de pequeñas y grandes culturas han sido quemados o destruidos en nombre de la religión quedando completamente perdidos al punto de que no tener ahora ni una mínima representación.

Pero sin duda, uno de los puntos más dolorosos y tristes, es en la ciencia. Y no me refiero al desarrollo del método científico como tal. Sino a un ejercicio que se ve representado en tomar elementos como definitivos sin dejar espacio a la duda. Es por tal razón, que podemos encontrar pseudociencias que buscan la forma de cambiar nuestra percepción de la realidad y por lo menos tener el coraje y la valentía (que se necesita mucho), para decir que aunque no crea en X o Y teoría en verdad se va a ahondar lo suficiente como para comprobar o descubrir que es efecto no puede ser posible la misma – un ejercicio propio de los cazadores de mitos. Un ejemplo muy básico, es el relativo a las teorías de vida inteligente en otros lugares del universo. Supongamos por un instante que hubiese un planeta con una especie muy similar a la nuestra y con un grado de tecnificación igual o menor, el que nosotros no hayamos podido descubrir su planeta y menos haber llegado no quiere decir que ellos no puedan existir para nosotros ni nosotros para ellos. Entonces que prueba nos da la ciencia que en efecto no existe vida en otros planetas?.

Que explicación nos da la ciencia de las mega construcciones de la antigüedad, de los relatos de seres avezados a su tiempo que dejaron cruciales enseñanzas para la tecnificación de las actividades cotidianas y de la observación del entorno?, aún no las hay. Entonces de plano la ciencia las elimina de una simple curva histórica de nuestra evolución?, y la razón es simple, aún no tenemos, no hemos podido recolectar y aun no entendemos nuestra propia historia.

Mi buen amigo Leo, como lo comento previamente ha dado pie a permitirnos crear todo un conversatorio acerca del mito de la tierra hueca. En este momento no existe ningún elemento concreto y científico que niegue por completo esta teoría, y es en este punto en donde quiero invitar con mayor detalle a la discusión, porque las teorías acerca de la composición de la tierra son teorías que aún no han podido se comprobadas en su totalidad. Por otro lado existe un importante número de antiguas leyendas que hablan de la existencia no solo de una tierra al interior del planeta ya sea en gigantescas cuevas o en un verdadero espacio hueco del planeta, sino también de fauna y flora antiquísima y de habitantes inteligentes.

Una pregunta que planteo entonces es: Debemos desdeñar esas leyendas y mitos solo porque nuestras ciencia – que a pesar que no lo ha podido comprobar dice que la tierra es maciza?.

Realmente nuestra actitud está abierta a discutir algo que puede cambiar radicalmente nuestra historia y nuestro futuro, colocando de antemano y como ejemplo los dramáticos cambios que al mismo respecto y a partir de nuestros avances en la ciencia así nos lo han permitido conocer.

En fin, son muchos los elementos sobre los cuales y de forma inicial podemos discernir, e incluso tal vez dentro de una abierta conversación, se pueda establecer toda una nueva teoría. Pero indudablemente solo será una experimentación real la que nos permita abrir el entendimiento al respecto. Tal vez esas exploraciones ya se hayan realizado, y que incluso el viaje del Almirante Bird haya sido real, allí la incógnita será entonces cuales gobiernos al alcance de esa información la ocultan y con qué propósito.

Muchas gracias a Leo le Gris, e invito no solo a las personas que están trabajando tras bambalinas en este articulo, sino a todos los demás lectores. Un saludo

3 comentarios:

Nicolas Nautfal dijo...

Soy un convencido del principio aquel que "los antiguos dicen la verdad", por tal razón vislumbro que enfrentamos el mayor de los desafíos para tratar de comprender el Sistema de Control, aquel que teje era tras era ese velo de historia, filosofía y tecnologías de alto vuelo -por solo mencionar estos pocos- que se encargan de cumplir con propósitos destructivos a gran escala: conspiración de los Iluminati y la Intelligentsia y otros muchos poderes de raigambre europea. Creo que nosotros aquí en la America Indigena tenemos ganada por mucho esta partida en medio de un caos de religión e ideologías totalitarias

Leo Le Gris dijo...

si señor, pero ten en cuenta que civilizaciones milenarias como la India o el lejano oriente nos llevan milenios de ventaja, porque ellos no aniquilaron su componente indígena, nuestros ancestros españoles se encargaron rápido de arrasar con toda huella de tecnología y sabiduria ancestral, apenas unos cuantos códices y algunos grabados en piedra que ha tomado décadas descifrar... el viaje es largo y la tarea ardua...ahi vamos!

Leo Le Gris dijo...

acá la discusión está centrada en las maneras simples de tumbar fisicamente la teoría de la tierra maciza y en la búsqueda de pasajes a la intraterra, desde bucaramanga, la cueva de los cayos en ecuador, el titicaca en bolivia y porque no, la entrada del hueco del polo sur...

la cosa se cuaja pa despues del 20 de junio que se termina el semestre!

seguimos en contacto!!

Leo

Who read us?