jueves, 20 de agosto de 2009

Again

Calamocano.

Ayer…A. Hopkins se infla de orgullo. Borges nos da su candida modestia. El sol muerde en el exterior. Madrugadas llenas de humo y accidentes de carros me dan la impresión de vivir en un sitio inseguro. Cuando viajo en el auto miro por la ventanilla cerrada, el paisaje se distorsiona un poco, pero el alba es un regalo, me da alivio y hambre. El concierto de Muse esta proximo, una nueva epoca en mi vida, talvez Bogotá…

3 comentarios:

Nicolas Nautfal dijo...

Que energia tan calidosa viejo, así se habla sobre lo bonitos que son los cambios en la vida de las personas. Que mejor motivo que los soyados músicos de Muse que no decepcionan nunca a sus seguidores, trabajo tras trabajo se ponen mejores ¿no es cierto?.

Elegante que compartás con nosotros. Ve un saludo para los colaboradores.

martin dijo...

benne benne.

Gracias por compartir

Leo Le Gris dijo...

que buena prosa la de Bateman, me alegra que volvieseS!

Who read us?