jueves, 26 de noviembre de 2009

Del maestro, un poquito: el Gran Le Corbusier

Hablar de Le Corbusier siendo él un “mito” es como clavarse el cuchillo.

Primero porque no tengo los años encima ni mucho menos la experiencia o el rigor investigativo; segundo porque habrá más versados en el tema con quienes me disculpo de antemano por las líneas a continuación y tercero porque mi aproximación a él es casi ingenua, inocente al límite, como un aprendiz a su maestro, como queriendo que me muestre el cielo con su saber.

Hoy, en este punto de mi historia, el Señor Jeanneret tiene mas significado que cualquier otro que haya pasado por mi camino y me intriga. Muchos me tildarán de loca pero es la pasión la que me domina. No lo veo como hace unos años cuando en la Escuela de arquitectura devoraba sus libros buscando la esencia en sus trazos, copiando sus formas, pregonando el muy conocido “juego sabio de los volúmenes bajo la luz”, sus cinco principios (pilotis, planta libre, fachada libre, ventana corrida, cubierta-jardín) o sus cuatro estados (trabajar – habitar – recrearse – circular).

Pasaron los años y con ellos las revistas, los libros y las nuevas influencias y el Maestro fue desterrado al olvido. Pero el destino me llevó de nuevo a él y lo encuentro renovado, dispuesto a mostrarme cosas jamás vistas, palabras sabias, hasta una faceta nunca nombrada por ninguno de los que conozco en este tiempo, de amor por lo natural, un pacto con la naturaleza.

Aquí podría poner imágenes de sus conocidos proyectos o de sus dibujos o los edificios que construyó o su extensa biografía pero no lo haré. Les digo, como un abre bocas para que puedan experimentar todo lo que yo estoy sintiendo que a pesar de los malos comentarios que oigan de él, nadie puede decir que no era una persona brillante, un hombre que escribió mas de 50 libros en sus 50 años de carrera profesional, con ideas transgresoras para su época, muchas de ellas incomprendidas, otras que se cumplen como si siempre hubieran existido. Les advierto también que habrá cosas que ya sabrán, pero piensen que es necesario que alguien más se las recuerde, como el buen amigo que cuida de uno para que no cometa los mismos errores siempre.

Viajero, amante del sol, trabajador incansable, deportista, pintor y escultor, arquitecto, urbanista y planificador, esposo y amigo, y encima tema de investigación, y rompehielos.

Pensar que al entrar a la Escuela de Arquitectura no sabía nada de él. Han pasado casi 10 años y sigo en la eterna incertidumbre...

V


Info básica
www.fondationlecorbusier.asso.fr
http://es.wikipedia.org/wiki/Le_Corbusier
http://jvillavisencio.blogspot.com/2009/10/vers-une-architeture1922-le-corbusier.html
y esta de un arquitecto colombiano que trabajó con L.C.

7 comentarios:

Leo Le Gris dijo...

Hasta que al fin ve la luz el post de mi querida Fao!

y nada menos que con LeCorbusier!!

nena, te faltó poeta. Recuerdo que en mis épocas estudiantiles leí el poema del ángulo recto y me sorprendió gratamente!

muy lindo tu estilo, a mi me hubiese gustado una fotito, pero no le hace, bienvenida a los Sketches, seguí posteando!

besos!

Fao dijo...

Mi primer comentario!!

Que alivio, se siente bien después de todo.

Prometo una continuación con algunas fotos y otras cosas que he encontrado en el camino.

Besos!

Leo Le Gris dijo...

dele no mas!!!

=)

Nicolas Nautfal dijo...

Se veía venir la cuota arquitectónica. Escencial para la construcción de este blog.

Interesante incursión de nuestra nueva autora Fao.

Esperamos que sigas posteando para gusto y deleite de este parche que te esperaba.

Leo Le Gris dijo...

cero y van dos posts sobre ese bello arte, primero este pecho hablando humildemente sobre Tadao y ahora nuestra nueva colaboradora Fao, inauguraandose con este articulo sobre Lecorbusier... que lindos son los Sketches!

Fao dijo...

¨Gracias, gracias, que buen ánimo me dan para seguir posteando!!

Nicolas Nautfal dijo...

Tenés razón Leíto, vos ya habías abierto la brecha para la deliberación en torno al arte de las construcciones urbanas. Tu post sobre Tadao estuvo de lujo, literalmente hablando.

Who read us?