viernes, 8 de mayo de 2009

El Dharma del Escenario

Tras bambalinas,
el Gran Teatro es sustentado
alimentado por las voces y la magia,
observado por sacerdotes y jueces.












"Con razón hablas de los ojos sin rostro
que brillan detrás del velo"

Ojos que hipnotizan la atmósfera,
ojos que hipnotizan al auditorio.
Luego el silencio da rienda suelta
A su Teatro de la Crueldad.












Rebanando porciones
de alma y corazón
desde la retina.
Electrizando el cuerpo,
y, bendito sea Dios,
Aclarando el destino.

Estrategias escondidas
en el viaje de conocimiento,
he aquí la estación escénica
en que esta risa de muerte
se burla de mi noción del juego,
abriéndole paso al cielo infinito
de la interpretación
tras romper aplastantes muros
tejidos de dificultad.











"Tenían y tienen la razón los antiguos:
los caminos no hacen mas que reflejar
sus respectivos fines"

Atmósfera sado-masoquista del drama escénico
que desviste las intenciones guardadas
en el hermético círculo que arman semi-inconscientemente
los espectadores en su juego de gestos e irradiaciones
mas o menos espontaneas de la psique.

Lo que hacemos es manifestar
los las pruebas de lo que impide
el fluir de la gesta escénica.










Escena de estrellas de rock
que dispersan los demonios de un teatro
una vez mas tinturado por visos de crueldad.

2 comentarios:

Leo Le Gris dijo...

la vida se parece al teatro solo que el director es un imbécil, o algo así acabé de leer en un cuento nadaista de Gonzalo Arango...deberiamos hacer un post especial sobre ellos amigo Nico!

potentisima versificación que me recuerda a Bekket y a Artaud para citar solo a esos dos monstruos!

;)

Nicolas Nautfal dijo...

Por favor, sería un fenómeno cercano al sinsentido mi vida sin el vapuleo despiadado de Aranguito y su combo.

Who read us?