miércoles, 2 de septiembre de 2009

Se vino el clásico, caray!

Señores Lectores,

Tras el paso inexorable del tiempo, nos encontramos nuevamente cara a cara con el clásico sudamericano por excelencia y como de costumbre, como en otras ediciones del esperado partido, éste se ha empezado a 'jugar' por parte de los protagonistas con varios días de antelación. Ese tenaz y oportuno pre-round que no se lleva a cabo en la cancha, que no se trata de filigranas, gambetas, disparos inverosímiles, fintas ni nada que se le parezca, empezó hace un par de días con unas mordaces declaraciones del -a mi parecer-, mal llamado emperador Adriano. Pues sí, el ex-astro del Internazionale de Milán, ha incluido el término miedo en su discurso, haciendo referencia a la evidente preocupación que deben tener los defensores albicelestes por tener que enfrentarlo.

Y como sabemos, los chutes intimidantes antes de la confrontación deportiva, nunca provienen solamente de uno de los dos bandos, por tanto, ha salido por parte de los australes, Carlitos, el hijo adoptivo de Manchester por antonomasia a devolver el gancho, replicándole a Adriano que los que de verdad sienten miedo ante el extraordinario cotejo, no son otros sino los de la 'verde amarela'.

Dígase lo que se diga en el famoso pre-round, en el calentamiento de antesala, las frases en este caso resultan inoperantes a la hora de la verdad. Este tipo de diatribas y confrontaciones verbales ha existido siempre y más aún con esta clase de partidos de por medio. No olvidemos que se trata de unos de los clásicos de selecciones más atractivo a nivel ecuménico, que supera con creces los 100 millones de telespectadores y que llena cualquier estadio del globo sin mayores esfuerzos.

Por eso, también me parece latoso, ver una rueda de prensa hace pocos instantes, emitido por la televisión argentina en vivo, en donde subieron a la palestra, los denominados 'jefes' de la selección: Masche, el gringo y la brujita (¿el gringo? ¡Válgame Dios!) a contestar las preguntas de siempre que lanza el periodismo a los jugadores de fútbol; ¿cómo ve el juego?, ¿qué presiente que va a pasar?, ¿qué opina del rival?, etc. Y también como siempre, sueltan las mismas respuestas: ...Si; bien, estamos bien, en un buen nivel, sí claro, el rival tiene lo suyo pero nosotros tenemos lo nuestro, va a ser un juego recio y muy táctico, debemos pensar en nuestras capacidades y despreocuparnos por lo que ellos hagan, bla bla bla... Definitivamente éstas declaraciones son absurdas y no conllevan a nada, hacen ver más estúpidos de lo que son a los jugadores y producen una especie de tautología auditiva en los seguidores. Hastío!

Sin embargo, el partido del sábado, si tiene un par de matices muy intersantes. Si no estoy mal es la primera vez que la albiceleste se posa como local en un césped diferente al del Monumental en lo que a eliminatorias se refiere y por ende es llamativo ver a la escuadra del 'pelusa' haciendo las veces de anfitrión en el Gigante de Arroyito, la plaza del famoso 'canalla'. Y en segundo lugar, el mano a mano vehemente que tendrán dos campeones del mundo como Maradona y Dunga.

Pienso que es extremadamente interesante ver cual será el planteamiento de cada uno de los orientadores, Brasil en el papel, se ve más fuerte o al menos más cómodo en la tabla, mientras que un empate o una derrota de los locales, dejaría a Argentina tambaléando con miras a la clasificación directa (cosa que inevitablemente pasará). Diego, creo que no va a optar nuevamente por una formación que incluya a los 'tres enanos' en la parte frontal, ya que recibió muy duras críticas despues del lánguido y angustioso triunfo ante los cafeteros y la derrota en el Atahualpa tres meses atrás.

Por su parte, Dunga, creo que tiene más claro el panorama, con el inamovible Lucio en la pareja de zagueros y el gran Dani Alves como alero, carrilero o una especie de 5, o tal vez como volante de primera línea con vocación ofensiva, aunque también debe tener en cuenta que por acumulación de amarillas, Gilberto Silva no podrá alinearse con la 'canarinha'.

En fin, esperemos que llegue el día del duelo y que todos esos mordaces vaivenes se conviertan en fintas, filigranas, gambetas y caños. Y eso sí, que ojalá superen nuestras expectativas y no resultemos viendo una copia del último soso duelo en Recife. Que más lindo que se re-editen las epopeyas mundialistas como la de España 82 o como la de Italia 90. Ya veremos que pasa. Salud!

5 comentarios:

Nicolas Nautfal dijo...

El Registro Epico Detrás de Los Grandes Clásicos Futboleros

En la vieja era el sentido de lo épico lo daban los combates bélicos con sendos números de bajas.

De un tiempo para acá, ese protagonismo del sentido épico parece habérselo arrebatado el fútbol a las guerras que tanto odiamos.

Fiebre de multitudes que alcanza el paroxismo cuando el cotejo está representado por dos sendas escuelas de ver la invención de los ingleses (nota: investigue mas el lector juicioso)

En fin, larga vida al hijo mas alegre de la pérfida Albión: el balompié.

Leo Le Gris dijo...

cruzamos los dedos, alistamos la picada, el porrito, la chela y la tarde de sábado estaremos prestos a vitorear a ambos bandos, dado que somos espectadores no fanáticos, (siii como no!)

salut! "profe Mizar"

bateman dijo...

Tautologia ecumenica deberian llamarse las entrevistas a laos jugadores de futbol...por otra parte "el pelusa", me parece, no es tecnico para tanta seleccion y como que hace oidos sordos de Bilardo....ademas, ya dijeron por ahi que los jugadores brazilenos no van a beber agua que sea suministrada por los argentinos por lo que paso hace algunos anos cuando se le suministro un somnifero a un defensa brazilero.

Mizar dijo...

Esos argentinos si son rabones oiga!

Nunca digas, de esta agua no beberé...

Leo Le Gris dijo...

y se van a jugar a Rosario para que la fanaticada esté mas cerquita de los jugadores y asi puedan "presionar" a los rivales y hacerles morder el polvo!

Who read us?