jueves, 12 de febrero de 2009

Adobe con salsas

Entro en un restaurante, viene alguien.

_ Buenas tardes

_ Buenas tardes- contesto. Miro y reflexiono.

Silencio. Miradas. Vuelvo a mirar.

_ Tenemos sopa de albondigas, espaguetis, filete de pollo.

_ Todo sin ensalada- respondo.

La atmósfera silba. Hay una mosca y una abeja. La abeja me parece más límpia y más peligrosa; trato de apartarla, se sacude, me apunta y trata de morderme, me arruina. Un mozo sale en mi ayuda y es absolutamente patético su intento. Frugal, torpe.

3 comentarios:

Leo Le Gris dijo...

ahi está reflejada la parsimonia y poca destreza asi como el absoluto patetismo del colombiano promedio... al primer intento fracasa irremediablemente!

Anónimo dijo...

Este tipo de escritura puede llegar a se tan artística y minuciosa que desprende los gestos, sabores y colores del lugar. Nosotros no somos de esos colombianos, es mas pensemos que irremediablemente somos ciudadanos del mundo. Con mayor razón si se es fronterizo, alcanfor, o ipialeño.

Nicolas Nautfol

Leo Le Gris dijo...

jajaja! si, la verdad somos los obligaditos que por azares históricos pertenecimos a este pais...cosmopolitanismo, la manera ecléctica de ser un mejor ser humano!

Who read us?